Los 6 números más importantes para tu negocio

En la gestión de cualquier negocio son muchos los números que se tienen que analizar, pero ¿cuáles son los que debes controlar constantemente?

El lado financiero es siempre importante porque es aquel que asegura que las cuentas se paguen, así como los sueldos de los trabajadores y el capital disponible para garantizar que el negocio sea rentable.

Por todo ello, es esencial conocer al detalle los indicadores financieros y comprender los números que rigen tu negocio. 

Ten en cuenta que todos los negocios son diferentes, por lo que es necesario adaptar cada uno de los puntos que veremos a continuación a tu situación específica. En este sentido, deberás consultar tu gestor contable si deseas una opinión más adaptada a tu negocio.

#1 – Lo que vendes.

Conoce exactamente cuánto vendes mensual, semestral y anualmente y compara las cifras obtenidas. Ello te permitirá tener una mejor noción de cómo está evolucionando tu negocio y cómo debes adaptarlo después de cada balance, para así sacar el mejor partido de esa cifra, ya sea positiva (saber cómo mantenerla) o negativa (entender lo que hay que cambiar para que el resultado sea diferente). Compara este valor con el de las ventas previstas para comprender si te encuentras por encima o por debajo de tus objetivos.

  • #2 – Beneficio.

El margen de beneficio nos dice cuánto dinero hemos ganado después de pagar todos los gastos. Junto con el total de ventas, es un excelente punto de partida para ver el estado de tu negocio.
Prueba con evaluar tu beneficio cada doce meses. ¿Es una cifra grande?, ¿es negativa? El paso siguiente es buscar una tendencia, tanto a largo de los doce meses actuales como en comparación con el año anterior. Si existe, será más fácil prever los beneficios o pérdidas futuros.

Es necesario comprender por qué se dan los cambios, ya sean positivos o negativos, para adaptar la estrategia y estar preparado para el futuro. Si un negocio no es rentable o no está alcanzado los objetivos, habrá que realizar alteraciones profundas o asumir que ya no es sostenible.

  • #3 – Control de gastos. 

Cuando un negocio crece rápidamente es fácil que, con todo lo que entre de capital, se pierda un poco el control de los gastos que se tiene. Posiblemente, el capital que sale puede estar aumentando a un ritmo superior al que entra, y esto constituye, casi siempre, un problema.

Para evitar esta “trampa”, echa siempre un ojo en la tendencia de los “gastos totales” de tu negocio. Paralelamente, ve comparándola con la tendencia del beneficio total para conseguir establecer una relación entre las dos y ver cómo evolucionan.
Asegúrate siempre de que tus gastos no crecen a un ritmo superior a las ganancias. No obstante, esto podría llegar a ocurrir solo en el caso de que decidas deliberadamente hacer una inversión a largo plazo, como un nuevo equipo o contratar a un nuevo empleado.

  • #4 – Capital pendiente por terceros.

Cuanto mayor sea la cantidad de dinero que te deban, mayor podría ser la cantidad que podrías estar ganando y no lo haces. Hay que resolver esto para poder equilibrar tus cuentas lo antes posible.

No es un trabajo divertido, sobre todo cuando el dinero pendiente pertenece a antiguos clientes, pero tiene que hacerse o el acumulado de toda la cantidad puede llegar a alcanzar cifras enormes que desembocarían en un beneficio perdido innecesariamente.

  • #5 – Beneficio por cliente.

Es extremadamente importante que te fijes en el beneficio por cliente (o por proyecto).
No todos los clientes son iguales. Unos pueden ser más beneficiosos que otros. Sin embargo, no caigas en el error de creer que los mejores clientes son los que pagan mayores cuotas. Los mejores clientes son los que generan mayor beneficio total.

Lo que ocurre muchas veces es que los clientes “más grandes” acaban por originar gastos extra que, en su conjunto, resultan en un beneficio menor que en el caso de los clientes más pequeños.
Fíjate en el total de capital que hayas recibido y réstale todos los gastos que hayas tenido (este es el beneficio neto de tu proyecto). A continuación, divide ese beneficio entre el número de horas utilizadas. Esto te dará el “beneficio por hora” de ese cliente. Compara este valor entre los distintos proyectos para comprender cuáles son los más rentables. Realiza inversiones de marketing para aprovechar el máximo los clientes que te dan beneficio real.

  • #6 – Clientes potenciales.

¿Ha pasado tu negocio por altibajos? ¿Crees que dependes demasiado de un pequeño número de clientes?

Una de las principales razones para que esto ocurra es el hecho de que, a veces, te centras tanto en un proyecto que terminas por darle poca atención a tus inversiones en marketing.

Permanece siempre atento a los proyectos potenciales. ¿Crees que la lista es corta? Entonces es el momento de invertir más en la comunicación de tu negocio y en las estrategias que atraigan nuevos clientes.

  • Y aún hay más consejos:

Establece un horario para cuadrar tus cifras, asegurando que nada se te escapa y que una situación negativa no se prolongue innecesariamente. Muchos clientes comprueban estas cifras en el primer día de cada mes y adaptan tu estrategia de negocio de acuerdo a esto.

Ten también en cuenta los precios que estableces, ya que va a afectar drásticamente los números obtenidos.

Hazte con un software que te permita estar atento a estos números, independientemente de dónde y cuándo quieras hacerlo. Asegúrate de que nada se te escapa de las manos y prueba ya nuestro Drive FX.