Las razones para cambiarse a la Cloud

Hace algunos años era imposible oír que un negocio se podía gestionar con éxito desde cualquier parte del mundo. La única forma de hacer que esto fuera posible era mediante la contratación de gerentes o un equipo de trabajo en cada región. La tercerización (o outsourcing, en inglés) se basaba literalmente en contratar a una empresa totalmente diferente para tratar una tarea específica.

¡Cómo han cambiado las cosas! Ahora el mundo es más pequeño, no literalmente, sino en la misma medida en la que la invención del avión hizo que las distancias fueran más cortas, el avance de internet ha tenido un efecto similar, principalmente en el caso de la Cloud.

El comienzo del software de gestión online y de la Cloud ha hecho posible obtener el máximo control de tu negocio, sin tener que estar físicamente en la oficina, pudiendo estar en la calle o en un país completamente diferente, las soluciones Cloud están hechas a medidas de las necesidades de tu empresa, garantizando que todo funciona de forma perfecta en cualquier zona del planeta.

Arrancar más rápido, a costes más bajos

El cambio de paradigma que ha traído internet ha hecho más que “acortar distancias”. Ahora todo es más rápido.

Tus empleados pueden trabajar en el mismo proyecto a través del software y, al mismo tiempo, recibir tareas delegadas a través del sistema. De cualquier forma, el reloj nunca para la productividad y tiene que hacer uso del talento e ingenio de los empleados.

Además de todo esto, hay una búsqueda creciente por obtener resultados más rápidamente, tanto por parte de los inversores como por parte del público. Afortunadamente, uno de los principales beneficios de la Cloud es la reducción en los costes iniciales y en el mantenimiento a largo plazo.

Te permite tener acceso a espacio de almacenamiento casi limitado de forma inmediata.

No es necesario contratar un equipo de técnicos de hardware, ni guardar espacio para los servidores.

El hecho es que nunca necesitarás espacio porque el hardware no se encuentra en sus instalaciones y las preocupaciones con el equipo tampoco se darán, ya que ese trabajo se hace por otra empresa.

Más seguridad de los datos, Más confianza

¿Cómo es posible que la Cloud sea más segura si todos sus datos se encuentran online?

Puede ser difícil de creer, pero tus datos estarán, de hecho, más seguros con un software de gestión online (siempre que la empresa de servicios Cloud sea de confianza).

En el ámbito empresarial, hay más ataques contra instalaciones de hardware que contra los prestadores de servicios Cloud. Según el Alert Logic’s State of Cloud Security Support, los usuarios de servicios fuera de la Cloud registran una media de 61.4 ataques, en comparación con los que usan el servicio online.

Además, usar la nube significa tener copias de seguridad automáticas. Así, en una oficina tradicional, algo como un desastre natural podría suponer varios problemas, ya que los datos se hubiesen perdido y nada se podría hacer para recuperarlos.

Ni siquiera tendría que ser algo tan drástico como una inundación o un incendio, podría ser un simple disco del tu ordenador que se rompa. Sin embargo, en la Cloud los datos están disponibles a partir de cualquier lugar, por eso no importa que el ordenador de la oficina no funcione, solo hay que cambiar a la tablet o teléfono móvil.

Fácil de usar

Cuando hablamos de facilidad no nos referimos solo a la capacidad de crecimiento rápido que trae consigo la Cloud, sino también a la velocidad con la nos ayuda a “acortar distancias” con nuestro negocio. Eso sí, los dueños de pequeños negocios solo quieren ver sus empresas creciendo. La Cloud puede hacerlo, haciendo más fácil el proceso de añadir hardware, en caso de que sea necesario. Posibilita, también, una reducción del trabajo realizado en la empresa, sin que sea necesario reducir la plantilla.

Imagina una época de ventas complicada, cuando una empresa puede necesitar contratar trabajadores temporales. La Cloud permite que se contrate por entidades externas, expandiendo recursos de forma fácil y rápida.

La mayoría de los servidores Cloud no te van a obligar a firmar un contrato y, en su lugar, te irán proponiendo más servicios a medida que los vayas necesitando. En vez de que desperdicies recursos, la Cloud te supondrá una apuesta más segura. Como resultado, conseguirás aumentar la eficiencia de los empleados y crear un punto de partida para hacer crecer los beneficios de tu negocio.