Pon en práctica estas 5 formas de motivar y premiar a los mejores empleados de un pequeño negocio

Si los recursos humanos son la base de cualquier organización, esto se hace aún más evidente cuando hablamos de pequeñas empresas, centradas en la construcción de una relación de más cercanía con el cliente y con un número menor de personas involucradas en todo el proceso comercial. En este caso, podemos decir que los empleados son el alma de los pequeños negocios. Son estos los que dan la cara por la empresa, gestionan los pedidos y venden los productos y servicios.

Sin los empleados adecuados, difícilmente un negocio podrá tener éxito. Sin embargo, el trabajo no se acaba cuando contratas a los empleados que necesitas para tu equipo. Tener empleados involucrados, motivados, con orgullo del negocio que representan y con ganas de hacer todo por el cliente exige que la empresa sea capaz de desarrollar un plan de motivación eficiente.

Si bien es cierto que los pequeños negocios tienen, en su mayoría, presupuestos bastante limitados para este tipo de iniciativas, créetelo, es posible implementar estrategias para premiar y motivar a los empleados sin mucha inversión de capital.

Ten en cuenta que este sistema de incentivo, por muy bueno que sea, no puede sustituir a las políticas de remuneraciones y movilidad de la empresa. Los premios de incentivo son una excelente forma de mantener a los empleados motivados y aumentar las ventas, pero tienen que integrarse en la cultura de la empresa y ser acompañados por una política global capaz de hacer con que tus empleados sientan que están siendo remunerados de acuerdo a su función y les dan las condiciones para que se sientan satisfechos con el lugar que ocupan en la empresa.

Reconocer el esfuerzo de los empleados más dedicados te ayudará a tener una plantilla más empeñada y centrada en las necesidades del cliente. Inspírate con estas ideas para crear en tu pequeña empresa un ambiente motivador, que se traducirá en la satisfacción de tus empleados, de los clientes y en el volumen de ventas.

1. Reconoce ese esfuerzo extra

Seguro que ya te ha pasado eso de ir a una tienda y haber sido tan bien atendido por un empleado –bien porque ha sido extremadamente comunicativo, bien porque le haya ofrecido un globo a tu hijo cuando estaba en el suelo por alguna rabieta o incluso porque haya llamado por teléfono a todas las tiendas para encontrar aquel vestido que parecía agotado– que hasta hoy te acuerdas de esa experiencia de compra. ¿No crees que ese empleado debería haber sido reconocido por su dedicación? Si un mal empleado puede ser suficiente para que no volvamos a una tienda, también es cierto que volveremos con más frecuencia al establecimiento donde ya sabemos que nos darán una atención especialmente cuidada. Los empleados que se involucran y dan siempre un poco más generan ventas y fortalecen tu negocio. Demuestra que estás atento, que sabes lo que ese empleado hace por sí mismo y por la empresa. No esperes su evaluación para hacerlo, prémialo en el momento, incluso si estás delante de otros compañeros para que todos entiendan que su esfuerzo se reconoce y se valora. El premio puede incluso tener un valor simbólico, como un trofeo o un muñeco simpático. En este caso, lo que cuenta, más que el valor material, es el reconocimiento de una actitud.

2. Premia los resultados globales

Cuando tu negocio presente un resultado por encima de lo previsto, puede ser la ocasión perfecta para entregarle a tus empleados un bono sorpresa, dividiendo, entre todos, una parte de los beneficios. Esto hará con que se sientan reconocidos como parte del éxito global de la empresa, algo sin duda muy motivador para cualquier empleado.

3. Recompensa la proactividad

Aquellos empleados que están siempre pensando en nuevas formas de resolver los problemas o cómo mejorar el producto y servicio son muy valiosos para un negocio y merecen ser premiados. Realizar concursos de ideas o lanzar desafíos estimulará a los empleados a contribuir con su visión y experiencia de vida y deben ser recompensados, ya sea con dinero, vales, premios simbólicos o incluso un día de vacaciones.

4. Elige el empleado del mes

Esta es una forma clásica, aunque muy efectiva, de premiar a los empleados de un negocio. Una manera de mejorar esta actividad es involucrar a todos los empleados en esta elección. Define criterios de evaluación claros y crea un sistema en el que todos puedan votar y justificar ese voto.

5. Haz una encuesta de opinión

Una buena forma de mejorar la atención al cliente y motivar a los empleados es realizar pequeñas encuestas de satisfacción del cliente, en el que uno de los puntos sea el nivel de satisfacción con el empleado. La idea aquí es que sea algo pequeño y rápido de responder y que se consiga sacar una opinión sobre los trabajadores de un establecimiento. Los resultados pueden presentarse en una reunión, en la que se compartan los comentarios positivos. Posteriormente, solo quedará premiar a todo el equipo o solo a los empleados con más comentarios positivos.