Cómo ha cambiado el cloud la forma de hacer negocios

El cloud (nube, en español) ha revolucionado la forma en la que vivimos. La rapidez con la que lo hemos adoptado y la proliferación de su uso por distintas entidades públicas y privadas es prueba de que estamos ante una verdadera “revolución digital”.
El impacto que ha causado la nube en el mundo de los negocios es tan profundo que ahora es difícil creer que este concepto haya aparecido hace tan solo ocho años.
Y es algo que vino para quedarse definitivamente. La empresa de investigación Data Corp. estima que en 2020 van a existir cerca de 28 mil millones de dispositivos conectados a los servicios en la nube. Esto se traduce en inúmeras posibilidades y oportunidades para que las empresas planifiquen su estrategia de cara al futuro.

Pero, ¿qué hemos aprendido realmente con lo que la era digital nos ha traído? ¿Cómo ha afectado el cloud a nuestros negocios? Y ¿por qué las empresas están cambiándose a este nuevo sistema?

“La capacidad de una organización para aprender y traducir ese aprendizaje en la toma de medidas es la verdadera ventaja competitiva para un negocio”
– Jack Welch, CEO de General Eletric

En los últimos años, las empresas tuvieron que aprender cómo utilizar el cloud de la mejor manera. Aquellos que pudieron aprender cómo hacerlo y cómo integrar esos nuevos conocimientos a sus estrategias de forma rápida son los que mejor están posicionados para el futuro.

Nuestra rápida adopción de la tecnología móvil solo ha potenciado y acelerado aún más este proceso. Las aplicaciones de SaaS (software as service, en inglés) para la gestión, marketing y los recursos humanos están permitiendo que las empresas agilicen las operaciones y creen una mayor proximidad con sus clientes. Se tratan de aplicaciones más fáciles de adquirir e instalar, actualizadas frecuentemente y, por ello, reflejan el estilo de vida de los empresarios y de los propios consumidores actuales. Cada vez más, las empresas se acogen al uso del cloud como una estrategia tecnológica de negocio que puede traer nuevos métodos, aumentar la lealtad del consumidor, transformar las empresas para que respondan a nuevas exigencias y conviertan datos operacionales de back-office, que probablemente ni siquiera hayan recibido la atención anteriormente, en puntos de vista orientados al cliente.

El cloud ha revolucionado la forma de hacer negocio en varios aspectos. A continuación, describimos los cinco más destacados.

Ha posibilitado menos gastos de inversión.


En lo que se refiere al almacenamiento de datos y a las infraestructuras necesarias para gestionar un negocio, el hecho de “cuantificar” puede ser difícil de definir. Pero sí hay algo que es constante: los pequeños negocios y las nuevas empresas necesitan mucho menos en lo que se refiere a almacenamiento y servidores. Sin embargo, antiguamente, cuando ese mismo negocio se expandía, esto acostumbraba a ser un problema. No solo porque implicaba una gran inversión, sino porque era necesario conseguir sitios donde se pudiese guardar todo ese nuevo equipo, traduciéndose esto en más costes para la empresa.

Con el cloud, los dueños de los pequeños negocios pueden rápida y fácilmente expandir sus infraestructuras y red por medio de una llamada o de un e-mail, así como por una fracción de lo que les costaría comprar y mantener el equipo necesario.

Ha hecho que los mercados emergentes fueran competitivos.


El cloud ha permitido que los mercados emergentes, como China y la India, compitiesen con Estados Unidos y Europa. Por definición, los mercados emergentes aún están en proceso de desarrollo y, por ello, están interesados en infraestructuras de alta velocidad, profesionales con experiencia y ciudades que puedan soportar y acoger negocios altamente tecnológicos.

El hecho de permitir que las nuevas empresas (o startups) en países en vías de desarrollo puedan cambiar sus necesidades de red para un proveedor de servicios en la nube (establecido en cualquier rincón del mundo) es un enorme beneficio.

Ha aumentado la movilidad y velocidad.


Este aspecto es particularmente importante no solo para empresarios, sino también para el usuario común. Subir todo a la nube ha permitido que los negocios sean más flexibles con sus empleados. Ahorra tiempo, costes de desplazamiento y acelera la eficiencia de la respuesta que, a su vez, es también más rápida.

Si un cliente tiene una emergencia en un domingo por la noche (o si estás de vacaciones) y necesita que le envíes un archivo inmediatamente, solo tienes que conectarte al servidor de la empresa y conseguirás hacerlo en pocos minutos.

Ha permitido ahorrar dinero.


El coste del software en la nube es una pequeña parte de lo que cuesta la compra, instalación y gestión de un data center propio.
Claro que existen costes mensuales que van aumentando según el uso que le das al software y que muchas veces existe una cuota para la migración de los datos a cloud, pero esta sigue siendo una opción mucho más accesible. Principalmente porque los costes de mantenimiento se encuentran ya incluidos.
La mayoría de las empresas que proporcionan servicios en la nube se especializan solo en ella. Esto les permite tener costes muy inferiores (porque invierten en gran cantidad) y, naturalmente, fijar sus servicios a precios increíblemente bajos.

Ha reducido el riesgo de robo personal.


El robo o pérdida de portátiles con información confidencial era un gran problema. En 2010, un estudio descubrió que se perdían 10.000 portátiles a la semana, en los 36 aeropuertos más grandes de Estados Unidos.
Con el acceso al cloud, la situación de robo sigue siendo negativa (y a nadie le gusta perder algo tan valioso como un ordenador), pero por lo menos los usuarios siguen teniendo que acceder a sus archivos mediante un usuario y una contraseña, información que no se muestra accesible a la persona que haya encontrado o robado el ordenador en cuestión.

No te quede atrás y potencia tu negocio hoy mismo!