5 pasos para crear una startup de éxito

Todos soñamos con poder tener nuestro propio negocio, ser nuestro propio jefe y tomar el control del futuro de nuestra empresa. Sin embargo, ¿es realmente buena esa idea, viable y beneficiosa? Muchas startups no se dan cuenta de su verdadero potencial de mercado, pasando los días con una nube negra cargada de expectativas y miedos.

Como dijo una vez Steve Jobs:

“Tu trabajo ocupará gran parte de tu vida y la única forma de estar verdaderamente satisfecho es hacer aquello que cree que es un excelente trabajo. Y la única forma de hacer un trabajo excelente es que realmente te guste lo que haces”.

Descubre a lo largo de este artículo pequeños trucos que te van a dar el impulso necesario para que tus ideas alcancen el éxito.

5 pasos para hacer que tu startup crezca

1. Haz las cuentas

La capacidad de previsión es uno de los elementos clave en una estrategia de negocio. Lo ideal es comprender cuál será el coste antes de que se haga el gasto.

Por ello, recomendamos que se tenga un fondo para todos los costes operacionales de, al menos, 12 meses de antelación, además de minimizar al máximo los riesgos. No te vengas abajo si tu negocio empieza lento, gradualmente empezarás a recibir ingresos.

No es del todo sensato emplear capital de tu propio bolsillo en tu startup, sabiendo que puedes invertir los beneficios que realizas a lo largo del tiempo y así proteger tu fondo de inversión y, consecuentemente, a ti mismo. Si inviertes con tus ingresos, seguro que estarás haciendo buenos negocios.

2. Austeridad en los gastos

En lugar de contratar a un diseñador o un gerente que te haga las tareas esenciales de tu día a día, intenta usar herramientas de negocio inteligentes. Por ejemplo, cuando sea el momento de construir una página web para tu startup, considera la posibilidad de usar un constructor de páginas web online que hará posible tu deseo de tener una página y además a un precio asequible.

También puedes utilizar herramientas como las de email marketing service para enviar los correos electrónicos a suscritores en una base diaria, un software de gestión para coordinar tus actividades contables y herramientas que permitan videoconferencia y video llamada para hablar con tus clientes.

Utilizando herramientas como las sugeridas, y muchas otras que hay por ahí, no solo estarás ayudándote a ti mismo a completar tus tareas esenciales, sino también harás un mejor control de tus gastos. Recuerda que la gestión de los gastos es la clave para el éxito de una startup.

3. No dependas de terceros

Si hay algo que debes evitar en tu negocio es depender excesivamente de otras personas. Un error bastente común es el de delegar tareas con mucha responsabilidad a personas que son incapaces de ejecutarlas o que simplemente no están interesadas. Al final de cuentas, el peso cae en quién delegó las tareas en primera instancia. Para evitar problemas del género, es recomendable que domines cada departamento para que, en el caso de que ocurra algo, puedas controlar la situación y resolver el problema con facilidad.

No caigas en el error de pensar que por ser dueño de la empresa puedes relajarte y transferir todo el peso y responsabilidad a tus trabajadores. Tus mayores responsabilidades empiezan a partir del momento en que te conviertes en un emprendedor por cuenta propia.

4. Sigue el modelo AIDA

AIDA es un modelo de marketing que muestra en una lista los eventos que ocurren cuando un consumidor interactúa con una marca. La sigla representa: atención, interés, deseo y acción. De una forma muy simple nos dice que los negocios necesitan seguir esta fórmula básica para crear atención en el mercado e interés en cliente para suscitar deseo y, finalmente, llevar el consumidor a la acción.

AIDA

5. Sé Lean

El ex boxeador Mike Tyson dijo lo siguiente sobre la estrategia previa de combate de sus oponentes:

“Todo el mundo tiene un plan, hasta que le rompan la cara”.

El método Lean Startup es un método científico para crear y gestionar de una forma más rápida y eficiente. El componente básico de esta metodología es la retroalimentación “construir-medir-aprender”. El primer paso es identificar un problema y construir el mínimo producto viable (MVP) para que se cree un proceso de aprendizaje lo antes posible.

Es importante comprender el hecho de que las startups existen para que se construyan un negocio capaz de mantenerse de pie con toda su fuerza. El lanzamiento de una startup es como una experiencia que nos permite probar todos los elementos de nuestra visión.