5 opciones de financiación para tu nuevo negocio

Empezar un nuevo negocio se asemeja más a una maratón que a una carrera de 200 metros lisos. Y, al igual que la preparación de una maratón, necesitas entrenar mucho y tener en cuenta muchos cuidados previos, solo así asegurarás que llegas a la meta. También en una empresa es necesario preparar previamente la forma de lograr los objetivos deseados. La financiación es, para eso, un aspecto absolutamente crucial.

No es suficiente, por tanto, conocer todos los procedimientos de la creación de una empresa, saber cómo elegir el mejor equipo o incluso los secretos para hacer una factura perfecta. Es esencial que encuentres una solución viable de financiación, sobre todo si no cuentas con capital propio suficiente para concretizar tu idea de negocio.

Para que puedas planificar la mejor solución para tu empresa, dejamos a continuación algunas alternativas de financiación más comunes.

Crédito bancario

Los préstamos del banco es la opción más extendida cuando se trata de financiar una empresa. Se trata de contraer una deuda con una institución bancaria, que tendrá que pagarse en su totalidad, añadiéndole los intereses. Muchos bancos cuentas con ofertas específicas para micro, pequeñas y medianas empresas, pese a que el crédito sea una alternativa más ventajosa para empresas con más experiencia.

Al tratarse de una empresa nueva, el riesgo es mayor para las entidades bancarias, por lo que podrás encontrar condiciones de crédito bancario poco atractivas (intereses demasiado elevados y exigencias elevadas de garantías personales). En caso de que no haya garantías suficientes, podrás siempre recurrir a una sociedad de garantía mutua para asuma las garantías financieras (como si fuese un aval).

Líneas de Crédito

Son líneas específicas de financiación bancaria, muy orientadas a corto plazo y bajo condiciones más favorables (muchas veces por iniciativa de una entidad pública en colaboración con las instituciones bancarias y con sociedades de garantía mutua), que facilitan el acceso de las microempresas y pymes a la banca. Por norma general, estas líneas permiten a las empresas retirar fondos dentro de un límite acordado previamente y, con ello, responder a necesidades puntuales de tesorería. Pero también hay líneas orientadas al apoyo del emprendimiento.

Capital de Riesgo

¿Recuerdas el formato «Shark Tank», en el que un conjunto de inversores hace una propuesta de inversión para nuevas ideas de negocio? Esta es, de forma resumida, la lógica del capital de riesgo. Muy asociada a la financiación de startups y nuevas empresas, esta modalidad de inversión está asegurada por inversores especializados, de acuerdo con el potencial crecimiento de la empresa y el riesgo recibido. A diferencia de la financiación, los inversores participan de forma minoritaria en las empresas financiadas por un intervalo específico de tiempo, quedando, por ello, pendientes de los resultados de la empresa para obtener la devolución de la inversión. El volumen de inversión y la cuota de participación varían en cada caso, dependiendo del potencial de negocio, del riesgo y de la fase en que está esa nueva empresa.

Esta nueva inversión puede surtir efecto por inversores informales (Business Angels), que también prestan orientación y tutoría a los emprendedores o por entidades especializadas como las sociedades de capital de riesgo o los fondos de capital de riesgo.

Microcrédito

Si quieres tener tu proprio empleo, pero no tienes garantías suficientes para obtener un crédito bancario el microcrédito puede ser una solución viable. Esta es una forma de financiación con un importe máximo de 15 mil euros (o hasta los 20 mil euros). El reembolso, incluyendo una tasa de interés bonificada se debe hacer en prestaciones mensuales. Para solicitarla, necesitas estar en desempleo o con un empleo considerado precario, no tener antecedentes bancarios de impago o prestaciones atrasadas y presenta una idea de negocio bien argumentada.

Crowdfunding

Antes de intentar una financiación forma, ¿por qué no lanzar una campaña de captación de fondos en crowfunding (o financiación colaborativa) para tu negocio? La forma más sencilla de hacerlo es registrarse en una plataforma online ya existente de crowfunding, establecer una meta de financiación y explicar, de forma atractiva y convincente, cuál es tu idea de negocio y por qué los demás deben invertir en ella. No te olvides también de definir recompensas por cada aporte de donación (puede ser un agradecimiento, merchandising o la oferta del producto que se va a producir, por ejemplo). Después, solo hace falta compartir la campaña con la familia, amigos y conocidos, apostando también en la publicación en las redes sociales. además de obtener financiación, esta es también una forma excelente de probar el funcionamiento de un nuevo producto en el mercado.

Analiza las condiciones de las diferentes opciones de financiación y elige la mejor opción para financiar tu nuevo negocio, teniendo en cuenta el importe que necesitas, las otras partes, los intereses y las barreras de acceso.

 

Sin embargo, no todas las áreas de tu empresa necesitan una gran inversión inicial. Para garantizar la gestión operativa de tu nuevo negocio, un software de gestión en cloud te permitirá acceder a herramientas esenciales a un coste más reducido. Con el software Drive FX, garantizarás tener un acceso online para tu facturación, compras tesorería y stocks, sin complicaciones ni fidelizaciones. Pruébalo gratis aquí.